• Fonatur deberá detener cualquier obra relativa al tramo 1 del proyecto.

El 7 de mayo pasado, integrantes de comunidades Ch’ol, presentaron una demanda de amparo en contra del Presidente de la República, del Secretario de Salud Federal y del Director General del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Fonatur, solicitando la cancelación del Tren maya. Esto en beneficio de la protección de su derecho a la salud y para evitar afectaciones ambientales.

La organización denominada Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A. C., anunció ayer, haber obtenido una suspensión definitiva para el pueblo Ch’ol, contra el primer tramo del Tren Maya que va de Palenque a Escárcega, en Chiapas. 

Se deberá deter todo avance de la obra.

Derivado de esta suspensión, Fonatur y las empresas ganadoras de la licitación del proyecto, en ese primer tramo, deberán “detener todo trabajo correspondiente a cualquier obra que no sea la del mantenimiento de las vías ya existentes». Hasta que el juicio de amparo interpuesto por las comunidades «no sea resuelto de manera definitiva”, explicó la organización. 

La Juez Segundo de Distrito de Amparo y Juicios Penales Federales del estado de Chiapas, argumentó que otorgó la suspensión que las comunidades de Palenque, Ocosingo y Salto del Agua, que interpusieron el amparo no resintieran “una afectación a su esfera jurídica, concretamente a su derecho a la salud” frente a la pandemia de coronavirus.

La interposición del juicio de amparo “exhibe que el proyecto denominado Tren Maya es ilegal y carece de sustento legal, como por ejemplo la ausencia de autorización en materia de  impacto ambiental, así como irregularidad en el proceso de las licitaciones, además de violaciones a derechos de los pueblos originarios”, finalizó la organización no gubernamental.

Dolores Peñaloza
md.penaloza@letrasverdes.com.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *